El jurista del XXI debe mirar tanto al Supremo o al Constitucional como a Estrasburgo o a Luxemburgo

Ver PDF